Tel: (722) 215-60-87 | Correo: contacto@rutamonarca.org
d artesania shutterstock_170268725

Estado de México – Artesanía

La artesanía mexiquense abarca todas las ramas artesanales esenciales y la mayor parte de sus derivaciones, producto del trabajo de miles de artesanos, distribuidos en poco más del 80 por ciento del territorio estatal, en donde con maestría e ingenio son aprovechados los materiales que ofrece la naturaleza comarcana u otras regiones, incluso lejanas.

Nuestra artesanía es un producto de exportación, altamente valorado en el extranjero; los artesanos mexiquenses son reconocidos como artistas populares de profunda sensibilidad y creatividad que, a pesar del paso del tiempo y de influencias externas, han sabido conservar en sus productos los rasgos propios y la cosmogonía de cada uno de los cinco grupos étnicos de la entidad: Matlazincas, Mazahuas, Otomíes, Nahuas y Tlahuicas, legado cultural que un número importante de mexiquenses luchan por conservar y difundir.

  • Alfarería y Cerámica. En el Valle de Toluca sobresalió el trabajo de alfarería de los matlatzincas, la cual recibió la influencia náhuatl y se manifestó en urnas funerarias, ollas policromadas, incensarios, copas y platos. Es verdad que la cerámica de esta zona no ostentó la finura y el brillante policromado de Cholula o México, pero, como dice García Payón, con la influencia azteca “el perfecto acabado policromado y satinado coloca este tipo de cerámica al lado de las más bellas piezas del arte azteca.
  • Orfebrería y Joyería, es una actividad que sigue viva y desarrollándose en San Felipe del Progreso, lo que es decir el corazón de la zona mazahua en el Estado de México. El orfebre mazahua domina distintas técnicas en los procesos de transformación y elaboración del metal, de manera destacada el repujado y el cincelado. La división entre orfebrería y joyería distinguiría, en la primera, piezas mayores o juegos, mientras que en la segunda se encontrarían pequeños accesorios generalmente dedicados al adorno personal y en los que, además del metal, se montan piedras preciosas o semipreciosas.
  • Las artesanías de madera terminan siendo otra atractiva muestra del proceso de trabajo manual propio de los artesanos. Habría que aclarar que en el sector de los muebles no se agotan las posibilidades de esta rama, pero iniciamos con esta reflexión para subrayar una característica común a muchas artesanías: en aquellas donde la que predomina es la función utilitaria, de cualquier modo no se anula su atractivo como objetos bellos para los sentidos, procedentes como son de una raíz cultural milenaria.
  • Fibras vegetales. La cestería es una de las actividades artesanales más añejas y milenarias. En el Estado de México los tejedores son, en su mayoría, miembros de pueblos indígenas, quienes trabajan las fibras vegetales dando origen a distintos artículos utilitarios y de ornato en los municipios de: Jiquipilco, Temascalcingo, Tenancingo y Toluca; en este último caso, principalmente en las delegaciones de San Andrés Cuexcontitlán y San Cristóbal Huichochitlán, elaborando productos como: tortilleros, bolsas, manteles individuales, entre otros, donde se evidencia la creatividad para combinar formas y dibujos con diversos tonos de fibra natural o teñida, en los cuales se aprecia una cosmovisión específica del artesano.
  • Herrería artística. La herrería artística es una rama que cuenta con valiosos y creativos exponentes en diversas regiones del Estado de México; hay artesanos que trabajan en el oriente de la entidad, como es el municipio de Chalco; en el norte, el municipio de Jocotitlán; en el centro, Toluca; en el poniente, el municipio de Valle de Bravo; en el nororiente, el municipio de Ecatepec. Esta gente se dedica a la fabricación de muebles y faroles entre otras piezas, que cumplen funciones utilitarias y decorativas.
  • Lapidaría y cantería. El actual artesano lapidario se entronca con esta tradición y acierta a plasmar reminiscencias de ese pasado en su obra presente, ya sea en figuras talladas o en vistosos collares y otras joyas. En el Estado de México esta rama se localiza en Teotihuacán y en la cabecera municipal de San Martín de las Pirámides y San Francisco Mazapa, pueblo de esta última demarcación; en ellos, se labra finamente la obsidiana y se talla el ónix.
  • Textil. La artesanía textil constituye un ejemplo de fusión y de continuidad cultural, pues siguen coexistiendo telares de origen prehispánico y otros que datan de la época colonial. El Estado de México destaca debido a las piezas creadas por las manos de los artesanos de: Jiquipilco, Tejupilco, Temascaltepec, Temoaya, Valle de Bravo, Zacazonapan, Toluca y Tenancingo. En los talleres de estas localidades se elaboran servilletas, manteles, sábanas, fundas, tortilleros, paneras, cortinas, blusas, mandiles, juegos de cocina y de baño, así como rebozos y tapetes, entre los productos más representativos de los textiles artesanales.
  • Vidrio. El Estado de México es, sin duda, una de las entidades que guarda un gran número de maravillas y de expresiones de gran talento en sus actividades artesanales. El vidrio es un material que ha sido dominado por la mano del hombre; tratándolo con cierta delicadeza y habilidad, nos permite crear formas caprichosas y volúmenes que se conjugan con uniones, generando un verdadero trabajo artesanal.
MonedaNuevaRec
jardin_mariposas_monarca
 
d artesania shutterstock_55498996
 
c shutterstock_157916648
 
d artesania shutterstock_13347265 - Copy